lunes, 27 de julio de 2009

Perdido

Perderme en la inmensidad del pensamiento
para detener el impulso imposible,
salir de las fauces feroces del infierno
para intentar ser libre,
olvidarme de las palabras hostiles,
cubrir de risas el llanto eterno,
pasar de la tristeza al sin sentido,
entrar en mundos prohibidos,
perdidos,
perdido, otra vez
en el mar de sudores
en la atmósfera cálida de su piel
en su voz de niña,
en su cuerpo de mujer,
en el universo de su ser,
en un amor que no puede
pero quiere.
Perderme,
para recuperar el color de un beso,
el sabor de una caricia,
el valor de un abrazo en fusión de cuerpos
el amor, sin intentar el amor.
el estar sin comprender
sin entender
sin descifrar
sin razonar,
el estar que se perdió en el tiempo
y que hoy vuelve a estar,
lejos del deseo fortuito de una noche,
lejos del azar de encuentros,
el estar con ella y nadie mas
y nada mas.
Viajar en la blanca luna de sus labios,
enredarme en su vientre, en sus manos,
en sus ojos.
Soñar mundos sin tiempo
soñar tiempos sin ausencias
creer que todo se puede
aunque no se pueda.
Aniquilar la ilusión
e ilusionarse de nuevo,
destrozar al dolor, al rencor, y al amor
para ir más allá
donde hablan los cuerpos
donde dicen las miradas
donde gobiernan las dulces esencias
de la química imposible,
ahí, donde cielo, infierno, pecado, y redención
se confunden
donde el instinto se hace incontrolable
y se pisotean las reglas,
las ordenes paganas y divinas,
donde puedo amarte
y nuevamente perderme,
donde puedo morir
y renacer al instante
en vos
otra vez,
perdido.

viernes, 24 de julio de 2009

Mis manos recorren a tientas la penumbra
Se entrelazan en su leve intensidad
Bailan con el espectro imaginario de su alma
Mueren en su cálida humedad.
Desnudas,
Misteriosas sombras pasan del anochecer a un amanecer de sueños,
Por un momento el crudo pensamiento cierra sus puertas;
La piel habla, ríe, sueña,
Las manos buscan un lugar que nunca encuentran,
El silencio se llena de espejismos
Y el salvaje hedor del cuerpo
Se hace bálsamo infinito
Nada sufre,
Nadie huye,
Una horda de placeres
Se abre a la interminable desnudez de los cuerpos que se funden
Se confunden
El suave movimiento,
El ansia terrible,
Los instintos violentos,
Los besos que deslizan sueños
Y buscan utopías.
Las manos sudorosas
Siguen recorriendo,
Buscando.
Los cuerpos, como trémulas gotas
Se unen para hacer un rio
Y entro en su océano de sombras
En su luz interminable
Navego en el intenso imaginario de su interior
Naufrago en sus senos,
En sus labios,
En sus sonidos de amar y no pensar
Y muero,
Sin sufrir,
Caigo en la muerte más feliz del cuerpo
En ella, con ella,
Muero
Para vivir.

jueves, 11 de diciembre de 2008

Triste

Le hablé de rosas y de espinas,
Era una rosa,
Y yo un vulgar ladrón que fue herido por sus espinas...
Le hablé de amor y dijo...
No
Le hablé de mí y dijo...
¡No!...
Le hablé,
Le hablé…
Le hablé luego de ya haber sufrido antes por ella y dijo...
¡No!...
Quise besarla pero no lo pude hacer, porque habría dicho...
¡No!...
Le dije que lucharía por su amor y aún así dijo...
¡No!...
Pasó el tiempo,
No nos vimos,
Si nos vimos,
Luego no nos vimos,
Y cuando nos volvimos a ver,
Ese amor que crecía dentro de mi había llegado a los confines de su madurez para ser un monstruo,
Como el que ahora soy yo,
La amaba más,
Más,
Más...
Y por fin dijo...
¡Si!,
¡Si!,
¡Si!...
Y fui feliz...
Muy feliz...
Comencé a vivir,
Para mí y para ella
Y ya no quería morir,
Hice concesiones...
¡Y las adoré!...
Tuve que cambiar...
¡Y lo amé!...
Me amó,
Me amó al fin...
Pero los fantasmas del pasado regresaron para matar al amor,
Como lo han hecho siempre en mi vida,
Pero no lo mataron en mí, sino en ella,
Y eso duele más...
No quiso verme sufrir y pidió tiempo...



Bueno, el resto de la historia, es simple,
Jamás volvió...
Jamás...

miércoles, 1 de octubre de 2008

Brigadas

Salen brigadas al viento,
Sobre campos desiertos
Cubiertos de hiel
Caen al campo los cuerpos
De niños sedientos
De sangre de ayer.
Pasa la guerra y el tiempo
En cruces sangrientas
Un soldado más
Tumbas anónimas tienen
Cuerpos caídos que temen
Aún cuando ya no están.

Huidas

Se escapa de mi
La leve tortura
De un Dios, que se fue
Penando locuras

Escapa de mi
La afrenta de hermanos
Que buscan reir,
Por seres humanos

Y escapa de mi
Un tiempo tirano,
Que me hace morir,
Que corta mis manos

Escapa mi ser
Desde la penumbra,
Se busca y se ve
Entre tanta bruma

Escapa mi ayer
Entre causas nuevas
Y muere mi voz
En esta condena

Se escapa mi sol
Desde lo mas cierto,
Al cielo partió,
Un consuelo muerto

miércoles, 28 de mayo de 2008

A Quien lo Sienta

Siento que has desaparecido,
Que el sentido,
Ocupa el lugar de las mañanas.
Siento un vacío sin escalas,
Como nunca en la vida,
Como cada alborada.
Siento y pienso que,
Perdido,
Un amor busca
Tu voz
Que nunca escuchaba.
Siento muy lejos la distancia
Que se pierde,
Buscando a tientas tu mirada