miércoles, 1 de octubre de 2008

Huidas

Se escapa de mi
La leve tortura
De un Dios, que se fue
Penando locuras

Escapa de mi
La afrenta de hermanos
Que buscan reir,
Por seres humanos

Y escapa de mi
Un tiempo tirano,
Que me hace morir,
Que corta mis manos

Escapa mi ser
Desde la penumbra,
Se busca y se ve
Entre tanta bruma

Escapa mi ayer
Entre causas nuevas
Y muere mi voz
En esta condena

Se escapa mi sol
Desde lo mas cierto,
Al cielo partió,
Un consuelo muerto

2 comentarios:

Anónimo dijo...

GONZALO: Me gustó tu poesía. Gracias por enviarme el blog, me gustaría saber cómo conseguiste mi dirección.
He leído varios comentarios y encontré uno de mi amiga del alma Elisabet Cincotta. Su opinión es muy válida, porque es una excelente poeta.
En cuanto a esta poesía Huidas,me gustó por su realidad. Siempre estamos huyendo de algo o temiendo que Dios haya huído de nosotros. Escapamos del ruido y del silencio, del odio y del amor, del bien y del mal,en una ambivalencia típica del humano poeta que llevamos dentro.
Te dejo la dirección de mi blog.Por si gustas leerlo. Es: http://miscelaneasdemarga.blogspot.com
Te seguiré leyendo con más tiempo
Saludos cordiales
Marga Mangione

paola dijo...

hgola! está bien, pero es demasiado acartonado y algo anacrónico. disculpane la osadia, ¿leés a tus contemporáneo/as? capaz podés visitar http://laseleccionesafectivas.blogspot.com/
saludos y suerte!